Poseer una enfermedad Neurodegenerativa , puede suponer un problema alimenticio para la persona. Todos conocemos historias de alguien que lo padece o incluso convivimos día a día con quien lucha por tener un poco más de tiempo antes de que se vuelva irreversible.
Como su nombre indica “degenerativa”, es un proceso en el que no somos partícipes de poder curarlo, pero si que podríamos llegar a frenarlo si la alimentación es la adecuada.
Como mismamente tomamos hierro para la fuerza del cabello o el ideal índice de sangre, el cerebro necesita un aporte de nutrientes específicos para cada caso.
Un estudio del Dr.Perez Andrade, añade que llevar una mala nutrición a lo largo de nuestra vida también podría afectarnos a tal modo de llegar a padecer tales enfermedades como por ejemplo el Alzheimer.
Por ese motivo, hemos de cambiar todos nuestros hábitos; llevarlos a un segundo plano; un plano saludable.
“La búsqueda del ser humano siempre se basará en la ganancia de tiempo, tiempo para vivir.”
¿Cómo lo conseguimos?
Para una persona que padezca Alzheimer en todos sus tipos, tanto en el comienzo como ya a mediados de la enfermedad, se le recomienda muchos antioxidantes (frutas,verduras y bayas) y ácidos omega3 (pescado azul u complementos específicos ), ya que tienen los bastantes aportes nutricionales para que nuestro cerebro funcione correctamente. Hablamos de lo que vendría siendo una dieta Mediterránea.
Debiéramos adaptar la dieta es más compleja pero no imposible.
 Por ejemplo los ácidos grasos omega 3, el ácido folico, el hierro o el yodo como ya habíamos dicho.
Inclusive añadir a nuestro nuevo hábito lo que viene siendo el fósforo, la fosfatidilserina, zinc entre otros minerales y vitaminas. Acompañado de legumbres y hortalizas ecológicas o aceite de oliva.
Lo cual contribuirá a la actividad cognitiva normal. La ingesta de otras grasas debe ser inferior al 30%,evitando grasas saturadas y aumentando la dosis de las ricas en oleico.
El aporte energético variará en función de la situación del paciente. No podemos darle una serie de pautas a una persona que “come demasiado” a otra que crea que ya lo ha hecho o que no quiere hacerlo. Siempre siguiendo una serie de normas para mejorar y acrecentar nuestro objetivo.
Recientemente, se ha añadido otro estudio más sobre las propiedades del cereal ligado al chocolate negro, ya sea trigo o avena, cuando se menciona una enfermedad crónica neuronal, ya que aumenta los niveles de actividad a la hora de llevar a cabo una función motora, leer, escribir o bien psíquica como memorizar o recordar. ¡Recomendado! Además es más fácil de ingerir para alguien a quien le atraigan las cosas dulces.
En resumen añadir pescado azul, frutas, verduras u hortalizas e incluso chocolate, podría abrir la gran barrera que supone la enfermedad. Te mantendrás sano sin suponer llegar a perder esas comidas que tanto nos gustan y nos ayudará a lidiar con ella o prevenirla.
Y al fin, la sombra que se cierne al miedo de olvidar a quienes más queremos, irá con menos intensidad, convirtiendo un viaje corto,en una solución a largo plazo.

Autora: Zuleima Carmona Sánchez , conoceme aquí 》》 http://bit.ly/ZuleymaKasanz

Author

Write A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies