Tras el parto todo es una mezcla de satisfacción , cansancio , emoción y preocupación . Ya no te cuidas de ti. De hecho, parece como si debieras empezar a dejar de cuidar de ti. Pero eso NUNCA debe ser así. Hablemos por ejemplo de esos inevitables kilos que cogimos durante los incansables 9 meses.

Ya seguro todas conocéis que el IMC (Índice de Masa Corporal) te da una idea de tu nivel de sobrepeso. Se calcula dividiendo tu peso entre tu altura (en m) elevada al cuadrado. Así, si pesas 63 kg y mides 1,57 m tu IMC es de (63/(1,572) = 25,6.

Un IMC entre 25 y 30 se considera sobrepeso y un IMC mayor que 30 indica obesidad. Entre 20 y 25 encontraríamos los valores que mejor se ajustan a una buena línea y a una menor probabilidad de sufrir diabetes u otras enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.

Una mujer con un IMC menor a 25 engorda por término medio un 20% de su peso durante el embarazo, pero evidentemente no es lo mismo que cuando te quedes embarazada ya tengas sobrepeso u obesidad que si al empezar el embarazo tienes una línea perfecta.

En este sentido, y a modo de indicación general, se conviene que si tu IMC en el momento de quedarte embarazada estaba entre 25 y 30, no deberías engordar más de 1 a 1,5 kg por mes de embrazo. Por otro lado, si tu IMC ya era superior a 30, lo aconsejable sería mantenerse entre un los 5 y los 9 kg más durante todo el embarazo.

Durante el embarazo, toda la comunidad científica coincide en que no es el momento de hacer dieta, aunque sí de comer de forma sana y equilibrada e intentar aportar aquellos suplementos que ayudaran al desarrollo de tu bebé. Sigue los consejos de tu ginecólogo/a en todo momento ya que es la persona que mejor te puede indicar lo que debes hacer según vaya avanzando el embarazo.

Pero, una vez has tenido a tu bebé, ¿Cómo te deshaces de esos quilos de más?

Nuestro cerebro está programado para alcanzar y mantener lo que “él” considera el peso normal. Así, las personas que engordan con más facilidad es debido a que su cerebro “moviliza” todos sus recursos para alcanzar ese peso que considera que es el que debe ser. En otro post, os hablaré un poco más de cómo funciona este mecanismo.

En nuestra vida, nos suceden muchas cosas que pueden hacer cambiar el valor de peso que nuestro cerebro entiende que es el normal, y una de ellas es el embarazo. Se ha constatado científicamente que, lo que no se pierde ente el tercer mes después del parto y el primer año de tú bebé, incrementa la probabilidad de que se perpetúe ese sobrepeso y los efectos negativos asociados como la diabetes tipo II, el aumento del colesterol…

La menor disponibilidad de tiempo para hacer ejercicio de forma regular, y lo que es más importante, lo difícil que se hace realizar el número de comidas necesarias al día, a las mismas horas y de forma equilibrada, hace que en muchas ocasiones, tras el parto, lejos de perder peso, lo que se consigue es aumentarlo.

Pero es muy lógico, todo tu mundo gira ahora entorno a tu bebé.

Entonces, ¿Qué debemos hacer?

El primer paso ya lo has dado, y es entender el por qué pasa y el por qué cuesta tanto.

Ahora encuentra una forma eficaz y sana de perder ese peso durante esos nueve meses sin olvidar que toda ayuda para organizarte y motivarte tiene tanto valor como cada Kilocaloría que dejas de comer o como cada kilómetro que no puedes correr.

Piensa que se ha demostrado que, el mejor indicador para saber si una mujer tendrá sobrepeso 15 años después del embarazo, es saber lo que pesa justo después de un año de haber dado a luz.

Consigue que estos 12 meses después del parto sean los 12 meses en los que inviertas más en tu pequeño/a y en ti misma.

Ah, y si quieres que te ayude no dudes en consultarme!!!

Te deseo lo mejor

Belinda LH

Author

Write A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies